Homenaje al Dr. Favaloro con traducción

El Dr. René G. Favaloro, médico argentino, fue el responsable de estandarizar y sistematizar la técnica de baipás aortocoronario (o cirugía de revascularización miocárdica) en la década de 1960. Poco tiempo después esta cirugía se convirtiría en una de las más practicadas en todo el mundo, ya que brindó la posibilidad a miles de pacientes con enfermedad coronaria (aterosclerosis) de prolongar la vida y mejorar su calidad.

El 9 de mayo de 2017 se cumplen 50 años desde la primera cirugía que implementó este procedimiento. El 9 de mayo de 1967, una mujer de 51 años se convirtió en la primera paciente de la historia en someterse a un baipás aortocoronario. Al frente de esta cirugía pionera que se realizó en la Cleveland Clinic de Ohio, Estados Unidos, estaba un argentino: el cardiocirujano René Favaloro. Cincuenta años más tarde, la técnica que revolucionó la cardiología mundial y salvó millones de vidas sigue vigente: sólo en la Fundación Favaloro (FF) se hicieron más de 13 mil baiáses en 25 años.

El término baipás es la forma adaptada al español de by-passbypass, y así aparece recogido en la vigesimotercera edición del Diccionario académico.

Baipás, plural baipases, es el resultado de la adaptación al castellano del inglés bypass, que significa, en el ámbito médico, ‘conducto alternativo por el que, mediante una operación quirúrgica, se desvía toda la corriente sanguínea o parte de ella para facilitar la circulación’.

f6724237d2af60be274189344143769a

Fuentes: Fundación FavalorofundeuBBVA y Diario Perfil

¿Newsletter o Boletín?

El término boletín es preferible al anglicismo newsletter para aludir en español a la ‘publicación destinada a tratar asuntos científicos, artísticos, históricos o literarios, generalmente publicada por alguna corporación’, de acuerdo con la definición dada por el Diccionario académico.

En los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «Suscríbete a nuestra newsletter», «La newsletter es un excelente medio para fidelizar a tus clientes» o «Rellena el formulario y recibe cada mes la newsletter».

En el diccionario Clave se remite al término boletín como traducción de newsletter. También existen, en función del contexto, otras alternativas más específicas como boletín informativo, boletín electrónico boletín digital.

Más información en la fuente: Fundéu BBVA – Fundación del español urgente

news-vs-mobile-adv_2690209c

¿Cuánto es un billón? / How much is a billion?

La utilización en inglés del término billion siempre suscita dudas de traducción, pero también las suscita para los propios hablantes nativos de ese idioma. Y esto se debe a que la palabra billion puede tener distinto significado según se use en EEUU o en el Reino Unido, o incluso según el contexto.

Según la Real Academia Española, en español:

billón

Del fr. billion, de bi- ‘bi-‘ y la t. de million ‘millón’.

1. m. Un millón de millones, que se expresa por la unidad seguida de doce ceros.

2. m. EE. UU. Mil millones, que se expresa por la unidad seguida de nueve ceros.

Es decir que en el Reino Unido un billón es=1.000.000.000.000

Y en EEUU un billón es=1.000.000.000

Merriam Webster lo corrobora en la siguiente tabla:

number

Y para aclarar el asunto nos ilustra con la siguiente crónica sobre los orígenes del billón:

Did You Know?

How much is a billion? It might depend who you ask. Billion was borrowed from French in the late 1600s to indicate the number one million raised to the power of two, or a million million – a number represented by a one followed by 12 zeros. However, the French later changed their naming conventions so that a billion became a thousand million (a one followed by nine zeros) and a trillion became a thousand thousand million (or a million million, the old billion). The French have since returned to the older system, but it was this new system that was adopted by American English speakers in the 1800s. In Britain the newer system has seen increasing use since the 1950s, but the older sense is still sometimes used there as well.

 

Sonidos humanos para transmitir emociones

Los sonidos humanos transmiten las emociones con mayor claridad y rapidez que las palabras

160118134938_1_540x360

Tan solo una décima de segundo es lo que le toma a nuestro cerebro comenzar a reconocer las emociones que se transmiten mediante vocalizaciones. No importa que los sonidos no verbales sean gruñidos de furia, risa de felicidad o llanto de tristeza. Lo que es aún más importante, los investigadores también han descubierto que prestamos más atención cuando una emoción (como por ejemplo felicidad, tristeza o enojo) se expresa mediante vocalizaciones que cuando la misma emoción se expresa en palabras.

Los sonidos humanos transmiten las emociones con mayor claridad y rapidez que las palabras. El cerebro usa sistemas/estructuras “más viejas” para procesar preferencialmente las emociones que se expresan mediante vocalizaciones.

Los investigadores consideran que la velocidad con la que el cerebro “etiqueta” estas vocalizaciones y la preferencia que les otorga a las mismas comparadas con el lenguaje se debe al rol potencialmente crucial que ha jugado la decodificación de sonidos vocales para la supervivencia humana.

 

Human sounds convey emotions clearer and faster than words

It takes just one-tenth of a second for our brains to begin to recognize emotions conveyed by vocalizations. It doesn’t matter whether the non-verbal sounds are growls of anger, the laughter of happiness or cries of sadness. More importantly, the researchers have also discovered that we pay more attention when an emotion (such as happiness, sadness or anger) is expressed through vocalizations than we do when the same emotion is expressed in speech.

Human sounds convey emotions clearer and faster than words. Brain uses “older” systems/structures to preferentially process emotion expressed through vocalizations.

The researchers believe that the speed with which the brain ‘tags’ these vocalizations and the preference given to them compared to language, is due to the potentially crucial role that decoding vocal sounds has played in human survival.

Link al estudio completo/Link to full story (Science Daily/McGill University): Science Daily/McGill University

Modernizando la terminología financiera: «bróker», hispanización de «broker»

brokerYa no precisamos empeñamos en utilizar los términos en inglés originales, porque nuestro cumplidor idioma español ya posee sus propias versiones. El término “broker” ahora tiene su adaptación al español como “bróker” (en plural “brókeres”). Aunque en español ya existen expresiones de sentido equivalente, como agente o intermediario financierocorredor de seguros o de bolsa, la RAE ha incorporado ya la adaptación de este anglicismo. 

En los medios de comunicación se encuentran frases en las que aparece este término en inglés: «Conviene analizar qué tipo de brokers nos encontramos en el mercado», «La broker centenaria de Wall Street desvela los secretos de su éxito» o «Trabajar como broker es una de las salidas profesionales más atractivas para muchos jóvenes».

Sin embargo en español es preferible utilizar nuestro propio vocabulario incorporando ahora nuestras versiones “bróker” y “brókeres”.

 

 
Fuente: «bróker», hispanización de «broker» | Fundéu BBVA.

«Inglaterra», «Reino Unido» y «Gran Bretaña» no son lo mismo

Inglaterra, Reino Unido Gran Bretaña no son sinónimos: los tres nombres se refieren a entidades geográficas diferentes.

El nombre oficial de este país es Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, aunque lo habitual es utilizar su forma corta: Reino Unido.

Gran Bretaña no es sinónimo de Reino Unido; Gran Bretaña está formada por Inglaterra, Escocia y el País de Gales, mientras que el Reino Unido comprende Gran Bretaña e Irlanda del Norte; no resulta aconsejable, pues, utilizar Inglaterra o Gran Bretaña para referirse al Reino Unido.

Sin embargo, en algunos medios se emplean indiscriminadamente estos términos para aludir al Reino Unido: «Elecciones en Inglaterra, las más inciertas de la historia», «Los disturbios del pasado agosto en Inglaterra fueron los peores que haya visto el país en las últimas décadas» o «La economía de Gran Bretaña, al borde de la recesión».

Sigue leyendo

El “bonus” de fin de año no es igual que un “bono”

Parece haberse generalizado entre nosotros la mala costumbre de llamar con el nombre de«bono» a la cantidad de dinero, o su equivalente en especie, que con carácter extraordinario un empleador entrega a un trabajador, generalmente con ocasión de alguna festividad o como recompensa a su buen desempeño, y que se suma al salario habitual.

Si nos fijamos en el Diccionario, veremos que la palabra «bono», en tanto sustantivo, solo sirve para designar a alguna de las siguiente cosas:
Sigue leyendo